31 bebés de caimán aguja nacieron en Santa Marta

Tras un seguimiento durante la incubación de los huevos, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena confirmó el nacimiento de estos ejemplares. Que estarán bajo el cuidado de la entidad mientras desarrollan óptimas condiciones para volver a su hábitat natural.

0
396
Foto por: CORPAMAG

El caimán aguja, caimán del Magdalena o cocodrilo americano es una especie que se ubica en la categoría vulnerable a nivel internacional según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza –  UICN, y en peligro de extinción según el Libro rojo de reptiles de Colombia de la Universidad Nacional. Por lo que es importante que se registren eventos de reproducción exitosos en el medio natural.

Según la Corporación Autónoma Regional del Magdalena – CORPAMAG, en Colombia se ha evidenciado que las hembras anidan fuera del Parque Nacional Natural Tayrona, y con el propósito de preservar esta especie se han implementado planes para que las comunidades tengan un manejo adecuado del caimán. 

Esto con actividades de capacitación para estudiantes de colegios, hoteles, operadores turísticos, pescadores y juntas de acción comunal de zonas cercanas, en temas como avistamiento responsable de fauna  y realización de recorridos  nocturnos con el protagonismo de esta especie.

Le puede interesar: Nuevas especies de búhos fueron descubiertas en la Amazonía

En Buritaca y Guachaca, Santa Marta, se han implementado seguimientos al comportamiento reproductivo utilizando métodos innovadores como cámaras de fototrampeo o dispositivos para la toma de temperatura y humedad. Lo que ha permitido que en lo corrido del año se hayan encontrado 7 nidos, que fueron  estudiados desde antes del momento de postura de los huevos por la hembra durante el mes de marzo, hasta el momento de su eclosión a finales de julio y principios de agosto.

La incubación de estos huevos duró 90 días y los neonatos intentaron salir sin la ayuda de su madre, que no regresó al nido, pero  el llanto emitido alertó a los biólogos de la entidad, quienes se trasladaron al lugar para rescatar los 31 huevos, evitando que alguno se asfixiara o deshidratada. 

Finalmente, los ejemplares que llegaron al mundo con un tamaño promedio de 26 centímetros fueron trasladados al Centro de Atención de Fauna Silvestre de CORPAMAG para recibir los cuidados necesarios mientras se preparan para volver a su hábitat natural. Pues en esta etapa de su vida son muy vulnerables ante especies como sábalos, garzas, aves rapaces, mapaches y lobos polleros.

 

Por: Jennifer Cristancho Medina. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here